jueves, 16 de febrero de 2012

Duerme

Gusanos que cobran forma humana se revuelven entre si formando un tractor que recorre un campo de brazos que brotan de un suelo estéril. Una flor. Un hombre grita, sólo esta su cabeza flotando en la nada, grita mucho, su boca se abre desproporcionadamente dejando salir otra cabeza de su interior que a su vez grita, abre la boca y sale otra cabeza... Es un bucle. Un niño llorando. Imagen tras imagen, demasiado rápidas para mencionarlas. Llanto, un niño roto en su cuna, sus brazos anudados a los barrotes, una mujer salta desde un edificio, lleva un vestido blanco semitransparente que se menea suavemente con el viento, cae a cámara lenta. Un hombre con sombrero saluda.

- Quiero abrir los ojos.
- Aguanta un poco mas.

Monedas ardiendo, libros ardiendo... todo arde, mucho fuego, es cálido y triste. Una vía de tren. Un payaso da vueltas alrededor de la gente, no hace gracia, los niños lloran. Un hombre se dispara en la cara. Casas viejas. Fotos antiguas de guerra, un soldado sonrie mientras sostiene una pierna seccionada, la exhibe como un trofeo de pesca.


- Necesito abrir los ojos.

- Solo un poco mas, aguanta.

Todo negro, no hay nada, una mesa blanca en medio, la luz de un flexo ilumina un enorme plano que se dibuja, proyectos, ideas, muchas ideas, no hay tiempo, mucho que hacer, no hay tiempo. Un reloj de cuerda cae y su cristal revienta.

- Empiezo a oír  música.
- Eso es que ya queda poco.
- Es bonita, me gusta, las imágenes se desvanecen.
- No hace falta llorar.
- Lo sé... Buenas noches...

jueves, 6 de octubre de 2011

No hay palabras...

Un grupo de cerdos trajeados disfruta de un festín jactándose del tamaño de sus pocilgas, menú del día "fajos de billetes cocinados en sudor del pueblo aderezado con lagrimas"
Perros rabiosos muerden a sus dueños hartos de ser apaleados, las barreras de la perrera se han roto y todo estalla en llamas.
El espejo de la mente muestra a una mujer hermosa como un triste hipopótamo, ha perdido su ser, hoy no ha vomitado bastante.
A un lado del cristal un niño llora, su tripa hinchada de aire le duele... Al otro lado hay otra tripa hinchada, también de aire; balón gástrico para bajar el peso que alimentaria a varias familias llegado a tal extremo por el mero placer de comer sin medida.
La lista de espera es larga... Seguramente necesitas ese riñón mas que ese otro paciente que se dirige a quirofano al trasplante. Hace apenas una semana que le diagnosticaron la enfermedad, tu llevas un año rezando, pero no eres tan importante para la sociedad... Te preguntas donde está la igualdad que le oíste pregonar cuando le diste tu voto.

Su hijo ha fallecido en el parto, lagrimas y gritos en paritorio... tras las paredes alguien esta pagando por ello, es mejor así, ese niño tendrá una mejor vida en manos moradas de quinientos euros... o tal vez no...

Campañas de marketing entre damnificados de una catástrofe, dar la mano y besar niños da muy buena imagen, después vuelve a tu casa de oro de veinticuatro quilates, la gente ya sabe que eres buena persona... No te olvides de pedirle ayuda para los pobres a otros pobres, con tu imagen ya haces bastante.
Palabras que se escriben en el agua para mover a las masas.
Dos personas se besan, es algo hermoso, ultimo beso antes de morir a pedradas.
Una madre regala caros juguetes a su hijo para así callar sus llantos de niño mimado... En otra parte del mundo otra madre intenta regalar a su hijo porque sabe que sera la única manera de que pueda seguir llorando durante muchos años mas...

El mundo está descompensado...

domingo, 2 de octubre de 2011

Un consejo que lanzo al aire

Querido lector, permiteme que lance unos consejos que quizás mejoren tu vida, o quizás no. Puedes seguirlos o puedes ignorarlos, yo simplemente los relato.

No pierdas el tiempo, nunca vuelve.
No te quedes atrapado en el pasado, ni sueñes constantemente con el futuro, la vida se vive ahora, en el presente y puedes perderte muchas cosas.
Ayuda a los demás, quiere a los que te quieren e ignora a los que te odian.
No conduzcas rápido y respeta las señales, podrías tener un accidente y podrías meter a otros que no tienen porque sufrir las consecuencias de tus locuras.
No fumes, no es guay, y solo sirve para ir comprando un cáncer en incomodas mensualidades... que encima esta muy caro.
No te drogues, igualmente solo pagas por destruirte a ti mismo.
Toma una copa de vez en cuando en buena compañía, es divertido, pero no te excedas. Hay muchas tonterías que puedes hacer y luego arrepentirte.
No sobrevalores la amistad, puedes llevarte grandes decepciones. Pero tampoco la infravalores, tener amigos es importante y hay que cuidarlos.
Ten hijos... O no.. Tu verás, pero si los tienes asegúrate de que les darás todo el cariño del mundo. si no es así no lo hagas, esa pobre criatura no tiene porque ser la diana de tus frustraciones ni de que seas un gilipollas.
Respeta a los mayores, y si eres mayor... respeta a los jóvenes, un día tu también lo fuiste.
Comete errores... y aprende.
Llora si lo necesitas, no por ello eres débil. Mas necesitan llorar los que siempre son fuertes, en algun momento se tienen que desahogar.
Ama y cuida a tu familia, pero si te hacen daño no te quedes, por muy familia que sea no te mereces ser el saco de boxeo de ellos. 
Escucha a los niños, también saben hablar y no por ser pequeños tienen que ser tontos, saben mucho mas de lo que pensamos.
Come sano y no te excedas, todo pasa factura a la larga.
Ten bien tu autoestima, tu no eres menos que nadie, pero tampoco más. Todos somos especiales de una manera u otra.
Sonríe. En serio, hazlo, ¿a que te sientes mejor?, la vida es mas bonita sonriendo.
Estudia, sirve, de verdad.
Esfuérzate por hacer bien las cosas y pide ayuda si la necesitas.


Podría seguir así durante bastante mas tiempo pero lo dejare todo en un ultimo consejo que lanzo al aire.
No intentes ser feliz.... Vive feliz, es mas fácil de lo que parece.

martes, 27 de septiembre de 2011

Podría cantar..

Podría cantaros tanto...
Podría cantar cada una de las ostias que recibí de vosotros... "amigos"

Podría cantar las noches que lloré gracias al aislamiento al que fui sometido, la tortura, las burlas.
Podría cantar como cada vez que levantaba cabeza y empezaba a destacar os esforzabais por culparme de los males, yo tenia que ser el cabrón, y tenía que ser expulsado del grupo.


Podría cantar tantas cosas...
Sin embargo preferiría cantaros lo bien que me va la vida sin vosotros.

Preferiría cantaros la sonrisa que muestra mi rostro cuando veo vuestras vidas vacías, cantar como cada fin de semana seguís la misma rutina, y cantar el día en que os deis cuenta de lo que habéis desperdiciado vuestras vidas.
Me gustaría cantaros hasta donde he llegado, y hasta donde llegare sin vuestra mierda de compañía.
Cantar que no necesito tu prepotencia, tu pedantería, tu falsa amistad, tus sonoros pasos con tacones de putón. 
Cantar que disfruto con vuestra decadencia.

Podría cantaros tantas cosas... Pero yo no se cantar.. Así que mejor que os cante vuestra Puta madre.

jueves, 9 de junio de 2011

Que haces gilipollas...

Hay días que te sientes como un imbécil, inútil; días en los que sientes que no vales para nada y el mundo te mira con ojos de enfado y rencor.
Momentos en los que las lagrimas pesan mas que tu careta sonriente y tranquila, pesan tanto que te sueltan dicha careta dejándola caer al suelo y mostrando la verdad que se esconde tras ella, la angustia, el miedo... Todo aquello que intentas mantener resguardado por no preocupar a tus seres queridos, por no dejar ver que tienes debilidades, por los motivos que sean.

¿Y entonces que haces?... Nada, no haces nada, tragas saliva, te secas la cara y te dices a ti mismo ¿que haces gilipollas?, mientras recoges tu careta del suelo, te la ajustas nuevamente y tiras para delante ... 

Bastantes problemas hay ya como para permitirte el lujo de derrumbarte, aguanta la presión, aprietate los huevos y haz lo que tienes que hacer.

miércoles, 1 de junio de 2011

¡Paren el tiempo, que me quiero quedar aquí!

Ya es de noche otra vez, como todos los días ¿no?... Pues me jode.
Me cabrea que llegue la noche porque significa que se acabó un día mas. Y otra vez abordan mi mente los sentimientos de frustración, tristeza y remordimiento que me hacen pensar que podría haber leído mas, escrito mas, hecho muchas mas cosas, disfrutado mas de mi familia, en especial de mi hijo.
No soporto ver como el tiempo avanza... No es que no soporte el hacerme mayor, lo que mas me duele es ver como envejecen aquellos que quiero. 
Ver como mis bienes preciados pasan de novedad a clásico en un plazo de tiempo que dicho suena a mucho pero vivido es un instante. Si dices diez años suena a mucho tiempo pero mirando atrás parece que fue ayer.

Veo a mi hijo crecer y tengo una mezcla de emociones contradictorias, quiero seguir sus pasos y cambios cada día de mi vida, pero a la vez quiero que se quede como esta para siempre.


No me gusta dormir, desperdicio tiempo.
Supongo que estos son algunos de los efectos secundarios de ser padre; uno es mas consciente de lo rápido que se van las horas, de lo rápido que uno se hace mayor.
Hay muchos indicios de ello, pero no solemos fijarnos. Como por ejemplo las series de television, antes los protagonistas eran jóvenes divertidos y tu te reías y pensabas en si tu vida llegara a ser algo asi... Ahora siguen siendo jóvenes divertidos, pero ya no piensas en si tu vida sera asi porque hace años que pasaste esa etapa que representan.

La verdad es que no me siento muy inspirado y no voy a perder mas el tiempo escribiendo porque ya es de noche, se acaba otro día y como ya he dicho.... me jode.

miércoles, 13 de abril de 2011

Pobre Claus...

Sentado en un banco fumando un cigarro Claus se puso a pensar y a recordar.
Recordó como hacia tiempo estaba demasiado ocupado jugando a su consola de videojuegos como para percatarse de los vómitos matutinos de su novia.
Recordó que durante los meses siguientes estaba demasiado ocupado fumando porros en casa de sus amigos como para atender a su novia embarazada.
También  recordó como el día que nació su hijo no pudo estar presente por la impresionante resaca que cargaba.
Allí, sentado en ese banco recordaba todas esas cosas y me las contaba.
Recordó como mientras su novia trabajaba y su hijo iba a la guardería el se quedaba en casa tirado viendo la tele porque no tenia trabajo, y cuando le ofrecían trabajo lo rechazaba porque el no había estudiado para eso... la verdad es que nada que exigiera un mínimo de esfuerzo era adecuado para el.
Recordó que un día su novia le dijo que no aguantaba mas la situación y se marcho a casa de sus padres a 1000km de distancia.
Entonces empezó a llorar mientras recordaba que no hizo nada para impedir que su novia se marchara con su hijo, lloraba mientras recordaba que se paso meses quejándose y maldiciendo por tener a su hijo tan lejos y no poder verlo.
Recordó que un día ya no le dio importancia y solo de vez en cuando culpaba a su ya ex novia por haberle alejado de su primogénito, se encerraba en esa idea, en que el no tuvo la culpa. Dejo el tiempo pasar y ahora vuelve a llorar.
Entonces ya desesperado me miro y me dijo "como lo echo de menos, han pasado muchos años, ahora le llamara papá a otro"
Yo tire la colilla de mi cigarro, me levante del banco, le mire y tan solo conteste... "eres un gilipollas"